A Bill le gustaba McDonald’s, a Hillary le gusta Chipotle
15 abril 2015
07:46 AM ET

A Bill le gustaba McDonald’s, a Hillary le gusta Chipotle

Por Matt Egan

(CNNMoney)  - Bill Clinton amaba las Big Mac y las papas fritas, pero parece que Hillary es fan de los burritos y los frijoles.

En su primer día de campaña rumbo a las elecciones presidenciales, Hillary Clinton hizo una visita de incógnito a un local Chipotle en Ohio.

La parada en el establecimiento de comida fue noticia porque los clientes no reconocieron a la exprimera dama por los clientes y sólo la pudieron identificar mediante las cámaras de vigilancia.

De Bill hay numerosas fotos que recogen sus visitas al McDonald’s en la década de 1990.

Pero la visita de Hillary a Chipotle revela algo más que sus hábitos alimenticios. En muchos sentidos, es un signo de los tiempos, tanto en la política presidencial como en el mundo gastronómico.

Chipotle es un gigante de rápido crecimiento que es uno de los favoritos de inversionistas y millennials, el preciado grupo demográfico que los restaurantes y las campañas presidenciales se disputan por igual.

LEE: Opinión: Dejen de llamarla Hillary

McDonald’s, como las bermudas cortas que usaba Bill en la campaña electoral a principios de los noventa, se ve anticuada. La cadena de hamburguesas -otrora propietaria de Chipotle- afronta la disminución de sus ventas mientras la generación del milenio y otros desertan hacia alternativas más saludables.

"Es simbólico desde el punto de vista político y empresarial. Mucha gente ve a McDonald’s como la marca del ayer... mientras que Chipotle es percibida como la marca de hoy", dijo John Gordon de Pacific Management Consulting Group, una firma de investigación centrada en restaurantes.

Los millennials aman a Chipotle

Uno de los mayores obstáculos que Hillary tiene que superar es la percepción que ella representa el pasado.

¿Qué mejor manera de sacudirse ese estigma anticuado de los noventa que aparecer en un restaurante que hoy está de moda? (Ella ordenó un tazón de burrito de pollo con frijoles negros, guacamole y un té helado).

El mismo mensaje habría transmitido una visita a Shake Shack, Panera u otros restaurantes percibidos como más modernos o con alimentos de mayor calidad. Si ella estuviera en la costa oeste, un viaje a El Pollo Loco también habría enviado el mismo mensaje.

Pero Chipotle fue la mejor elección. Gracias a una encuesta entre consumidores encargada por Morgan Stanley, el banco concluyó que Chipotle es el "inequívoco favorito entre los millennials". Este grupo demográfico clave es menos propenso a recomendar comida rápida a amigos y familiares, y McDonald’s sería lo último que recomendaría, según la encuesta.

Los millenials no aman a McDonald’s

La icónica cadena de hamburguesas registró un descenso del 15% en las ganancias el año pasado ya que las ventas disminuyeron por segundo año consecutivo.

De allí que no sorprenda su urgencia por cambiar las cosas. El gigante de la comida rápida nombró a Steve Easterbrook como nuevo CEO a principios de este año, con la misión de mejorar la marca, el servicio al cliente y la calidad de los alimentos.

Las recientes medidas emprendidas incluyen reducir el pollo criado con antibióticos y añadir hamburguesas de solomillo que se sirven en tablas de madera para sugerir frescura. Un analista incluso informó que la compañía pronto planea lanzar la col rizada o kale como ingrediente.

Chipotle es una acción ‘picante’

Pero McDonald’s necesita mucho más que col rizada para obtener el favor de Wall Street. Mientras que las acciones de Chipotle se han disparado 458% en los últimos cinco años, McDonald’s apenas subió 41% en ese periodo.