OPINIÓN: Los dos errores fatales que Rubio cometió con los latinos
14 abril 2015
03:59 PM ET

OPINIÓN: Los dos errores fatales que Rubio cometió con los latinos

Por Raúl Reyes 

Nota del editor: Raúl A. Reyes es abogado y miembro de la Junta de Contribuyentes de USA Today. Síguelo en Twitter @RaulAReyes 

(CNN) - Marco Rubio lo abarca todo. El senador republicano por Florida ha anunciado que está buscando la nominación presidencial republicana, basándose en un mensaje optimista acerca de que él encarna la promesa del sueño americano.

Con su joven energía y raíces hispanas, es tentador ver a Rubio como alguien con nuevas ideas que el Partido Republicano necesita para competir contra Hillary Clinton en el 2016. Sin embargo, Rubio ha sido su propio peor enemigo en relación a estas dos cuestiones estrechamente relacionadas: la reforma de inmigración y las relaciones con Cuba. Él tiene poco atractivo para los votantes latinos. Y a menos que pueda ofrecer nuevas ideas, lograr la nominación republicana será un camino cuesta arriba.

LEE: Elecciones presidenciales de Estados Unidos – 2016

En el 2013, Rubio fue miembro del "Gang of 8" del Senado que elaboró ​​una propuesta bipartidista para una reforma integral, que incluía una ruta hacia la ciudadanía para los aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados de la nación. Posteriormente se distanció del proyecto de ley luego de que se topara con la resistencia de los republicanos de la Cámara, y ahora dice que está a favor de un enfoque gradual, que inicia por asegurar la frontera.

Su retiro de la inmigración quiere decir que Rubio ha perdido la oportunidad de distinguirse de la mayoría de los posibles candidatos presidenciales republicanos. Esa es una pena, porque este asunto habría atraído a los votantes latinos.

En lugar de eso, Rubio ha adoptado un enfoque conservador típico hacia la inmigración. Él cree que se le debe poner fin al programa de acción diferida del presidente Obama, en el que se ofrece alivio de deportación a los jóvenes inmigrantes. Él ha declarado que la acción ejecutiva del presidente en relación a la inmigración, la cual está a la espera de su revisión por el tribunal del circuito, establece un "horrible precedente".

Mientras tanto, el programa de Acción Diferida y la acción ejecutiva del presidente Obama en relación a la inmigración son apoyadas por una abrumadora mayoría de hispanos. No es de extrañar que la firma de investigaciones Latino Decisions informa que, "No existe ninguna evidencia de que la candidatura de Rubio o la de su partido en general atraerá un apoyo significativo de los latinos". Así que, si Rubio está contando con su origen étnico y su historia personal como hijo de inmigrantes para ganarse a sus conciudadanos hispanos, está equivocado.

En un desayuno privado llevado a cabo el lunes para los partidarios, Rubio dijo que iba contra la idea de "un candidato en la carrera presidencial que es del pasado y que quiere llevarnos de vuelta al pasado". Sin embargo, cuando se trata de la política hacia Cuba, el propio Rubio parece estar firmemente atascado en el pasado. Durante el fin de semana, él calificó de ridícula la reciente descongelación de las relaciones entre los dos países.

Él ha advertido que Cuba se está aprovechando de Estados Unidos. En cuanto a esta situación, su opinión se aísla cada vez más. La mayoría de estadounidenses apoyan las mejores relaciones con Cuba, al igual que la mayoría de los cubano-americanos. Al aferrarse a la idea de que el aislamiento de Cuba es mejor que involucrarse con el país comunista, Rubio se ha marginado a sí mismo en un asunto donde podría haber proporcionado su visión y liderazgo.

Además de la inmigración y política de Cuba, será difícil convencer a los hispanos con la filosofía política de Rubio. Él es un acérrimo opositor del "Obamacare" y quiere que se derogue la ley. Sin embargo, la Ley de Asistencia Asequible ha dado lugar a una reducción del 12,3% en la tasa de personas hispanas sin seguro médico, haciendo que, gracias a esa ley, los latinos sean el grupo demográfico que más se ha beneficiado del seguro. (De hecho, Rubio inscribió a su propia familia en el "Obamacare "en la bolsa de Washington, aprovechando un subsidio federal generoso que se ofreció a los legisladores).

Rubio es partidario de un gobierno más pequeño, mientras que los latinos son más propensos que el público en general en decir que favorecen un gobierno más grande que ofrezca más servicios, en lugar de un gobierno pequeño que ofrezca menos. Y aunque Rubio duda de que el cambio climático es causado por los seres humanos, el New York Times ha señalado que los latinos consideran el calentamiento global como un problema y están a favor de una acción gubernamental respecto a ese tema.

Por supuesto, Rubio es joven y carismático. Sin embargo, a pesar de su trabajo sobre el fracasado proyecto de ley de inmigración, Rubio carece en gran medida de logros durante los cinco años que estuvo en el Senado. En febrero, el sitio web Politico reportó que él encabezaba la lista de legisladores ausentes.

Otra debilidad de Rubio es que no ha presentado propuestas de políticas audaces. Toma en cuenta que su compañero contendiente para la nominación presidencial del Partido Republicano, el senador Rand Paul de Kentucky, ha estado dispuesto a presentar nuevas ideas a la base republicana, como la reforma al sistema de justicia penal y la legalización de la marihuana medicinal. Además, otro candidato republicano a la presidencia, el senador Ted Cruz de Texas se siente completamente cómodo con su imagen como un activista conservador. En comparación, Rubio parece ser cauteloso y no adecuado para estimular a los votantes republicanos.

Con su anticipado salto en la carrera presidencial del 2016, Marco Rubio se está posicionando como la próxima generación de líderes del Partido Republicano. Por desgracia, una cara nueva en las ideas rancias no es una combinación ganadora... no para Rubio ni para los votantes latinos.