¿La policía de EE.UU usa excesivamente la fuerza? Un vistazo a 3 casos
10 abril 2015
02:55 PM ET

¿La policía de EE.UU usa excesivamente la fuerza? Un vistazo a 3 casos

Por Catherine Shoichet, Alina Machado y Javier De Diego

(CNN)- Un hombre muere bajo la custodia policial después de que un perro presuntamente lo ataca. Un enfermo mental es asesinado a tiros después de que su familia llama a la policía para pedir ayuda. Un oficial dispara contra un vehículo después de una persecución automovilística, y mata a un hombre originalmente sospechoso de conducir ebrio.

Mientras el debate surge nuevamente respecto a si la policía estadounidense hace uso o no de fuerza excesiva —y si la raza juega un papel en cuánta fuerza utilizan—tres casos recientes alrededor del país se encuentran en el centro de la atención.

Siguen surgiendo detalles sobre los incidentes. En los tres casos, los cuales terminaron en las muertes de hombres afroamericanos, los representantes de los oficiales involucrados han dicho que se vieron amenazados físicamente y que hicieron lo correcto.

He aquí un vistazo a lo que sabemos:

¿Atacado por un perro policía?

Los fiscales en el condado de Cumberland, Nueva Jersey, dijeron que están investigando la muerte de un hombre que se encontraba bajo la custodia policial.

La policía dijo que los oficiales soltaron a un perro policía contra Phillip White, de 32 años, cuando una pelea violenta surgió luego de que recibieran una llamada el 31 de marzo para reportar a una "persona alborotadora".

No pasó mucho tiempo antes de que los oficiales pidieran asistencia médica, según los fiscales, al informar que White tenía dificultades respiratorias. Fue declarado muerto en el hospital poco después.

"Esta es una tragedia que es evidentemente evitable", dijo Conrad Benedetto, un abogado que representa a la familia de White.

Una página de Facebook que exige justicia en el caso hace referencia a videos del incidente tomados con celulares y acusa a la policía de permitir deliberadamente que el perro atacara a White hasta llevarlo a la muerte.

Stuart Alterman, un abogado de los oficiales involucrados, dijo que White tenía PCP, cocaína y otras drogas en su sistema al momento de su detención, lo que lo llevó a actuar "de manera extraña y con una fuerza sobrehumana".

El oficial Rich Janasiak soltó al perro luego de que White tomara el arma del oficial Louis Platania, dijo Alterman.

El jefe de la policía de Vineland, Timothy P. Codispoti, dijo que los videos de lo ocurrido no muestran la lucha violenta que White había tenido con los oficiales de antemano. Sostiene que la fuerza fue necesaria, informó KYW, afiliada de CNN.

Tras la muerte de White, el jefe de la policía emitió una declaración que calificaba al incidente de ser una tragedia, pero le pedía al público que no juzgara hasta que los fiscales completaran su investigación.

Madre en una cámara del auto: 'Por favor, no lastimen a mi hijo'

Lavall Hall, un joven de 25 años, quien según los miembros de su familia era un esquizofrénico paranoico, murió después de que la policía le disparara en febrero.

Sus familiares habían pedido ayuda a la policía para encontrarlo después de que abandonara la casa de su madre.

Ahora han presentado una demanda de derechos civiles contra la ciudad de Miami Gardens, su exjefe de la policía y los dos oficiales involucrados en el tiroteo.

El abogado de la familia dijo que el video de la balacera deja en claro que la policía fue demasiado lejos.

"Cuando ves este video, no hay duda de que los agentes usaron fuerza excesiva al lidiar con un individuo que tenía problemas mentales", dijo el abogado Glen Goldberg.

Pero Oscar Marrero, un abogado que representa al oficial Eddo Trimiño y al oficial Peter Ehrlich en la demanda civil, dijo que Hall atacó a los oficiales antes de que uno de ellos abriera fuego.

En los días posteriores al tiroteo, Stephen Johnson, quien en ese entonces era el jefe de la policía de Miami Gardens, defendió a los oficiales.

"Con base en los hechos que tengo, creo que los oficiales hicieron lo mejor que pudieron, al verse en las circunstancias que enfrentaron", dijo en aquel momento.

El video de la cámara del auto capta la conversación de la madre, Catherine Daniels, con la policía antes del tiroteo.

"Él tiene un problema y tengo miedo", le dice a un oficial. "Por favor, no lastimen a mi hijo".

El video más adelante muestra cómo Hall corre hacia una patrulla, con un palo de escoba en mano. No se puede ver todo lo que sucede en los segundos previos al tiroteo, pero se escuchan los disparos que le dieron muerte a Hall.

La oficina del fiscal del estado está investigando el tiroteo.

Disparos contra un vehículo después de una persecución policial

El mismo día en el que las autoridades dijeron que un oficial de la policía estaba siendo acusado de asesinato luego de un tiroteo en North Charleston, Carolina del Sur, otro oficial fue detenido a 241 kilómetros de distancia, en la ciudad de North Augusta.

El oficial de seguridad pública Justin Gregory Craven ha sido acusado de disparar un arma de fuego contra un vehículo ocupado.

El caso se deriva de la muerte a tiros de Ernest Satterwhite, de 68 años, en febrero de 2014, quien fue baleado mientras estaba sentado en un auto en la entrada de su casa después de una persecución policial. La policía había intentado detener a Satterwhite bajo sospecha de que conducía en estado de embriaguez, informó el Daily Edgefield en aquel momento, citando informes de incidentes policiales. Craven disparó contra el vehículo después de informar que Satterwhite había tomado su arma durante un enfrentamiento. Satterwhite fue declarado muerto en un hospital cercano.

En una demanda, la familia de Satterwhite "niega con vehemencia" que él siquiera hubiera tratado de tomar el arma del oficial, según The Washington Post.

Un gran jurado acusó a Craven por un cargo de delito menor de "mala conducta en el servicio" anteriormente este año; este es un cargo menor que el cargo de homicidio sin premeditación que los fiscales habían estado buscando, informó el Post.

El lunes, la División de Aplicación de la Ley de Carolina del Sur anunció que Craven ahora enfrentará el delito de ataque con arma de fuego, que conlleva una pena máxima de hasta 10 años de prisión y una multa de 1,000 dólares.

De acuerdo con una declaración jurada del arresto, el tiroteo quedó grabado en video y Craven admitió disparar contra el vehículo.

El abogado de Craven, Jack Swerling, le dijo a The Washington Post que su cliente piensa declararse inocente de ambos cargos.

Temas:
Secciones: Crimen • Estados Unidos • Noticias