¿Podría este robot de un brazo liderar la próxima revolución industrial?
7 abril 2015
09:11 PM ET

¿Podría este robot de un brazo liderar la próxima revolución industrial?

Por Sheena McKenzie, CNNMoney

(CNNMoney) - Sawyer, el robot de un solo brazo, ha sido diseñado para ensamblar piezas electrónicas y cuesta 29.000 dólares. Sawyer, el robot de un solo brazo, puede hacer varias cosas. Puede ensamblar productos en una fábrica día tras día sin cansarse, ir al baño, o pedirle al jefe un aumento.

Sin embargo, lo que Sawyer no puede hacer es entender el debate humano que gira en torno a su potencial para revolucionar los procesos industriales —y la sociedad— como los conocemos.

Dependiendo de con quién hables, los robots como Sawyer podrían ya sea predecir una nueva era de desempleo global, o liberarnos de trabajos desagradables que no desearías para tus propios hijos.

Es mucha responsabilidad para un robot de 1 metro de estatura que tiene un solo brazo y una pantalla táctil por rostro. Con apenas un mes de edad, Sawyer ya se ha hecho famoso como el nuevo chico en el barrio robótico que tiene un miembro súper flexible capaz de realizar complicadas tareas que alguna vez fueron inimaginables en el mundo de las máquinas.

Máquinas que hacen máquinas  

Esperen a ver a Sawyer armando tableros de circuitos junto a sus colegas humanos en la fábrica, dice su creador Rodney Brooks, de la compañía Rethink Robotics, con sede en Boston.

"Nos estamos enfocando en la industria de ensamblajes electrónicos... y la mayor parte de eso estará en Asia", dijo el ingeniero australiano, quien también creó los robots PackBots  para la desactivación de bombas que fueron utilizados por el ejército estadounidense en Iraq.

El inusual diseño de un solo brazo de Sawyer surgió luego de analizar más de 150 tareas de fábrica y encontrar que muchas de ellas podían ser realizadas con una sola extremidad.

El robot de 29.000 dólares será un "hermanito" de Baxter, un robot de dos brazos más grande que fue lanzado en 2012 y es más efectivo para las tareas pesadas que en maniobras complejas. Ambos poseen ojos animados que ven en la dirección a la que se dirigen, al igual que los humanos.

El ingeniero Rodney Brooks con sus robots Sawyer y Baxter.

El ascenso de los robots  

Sin embargo, la mayor habilidad de Sawyer también podría acercarnos un paso más a lo que el emprendedor de Silicon Valley, Martin Ford, describe como el "Juego final" de la manufactura... una época en la que las fábricas serán operadas por máquinas casi en su totalidad.

"Los robots están entrando al ámbito en el que están empezando a competir con personas para el tipo de trabajos que dependen de la coordinación visomotora... cosas que hasta ahora, solo las personas podían hacer", dijo Ford, quien también es el autor del nuevo libro "Rise of the Robots: Technology and the Threat of a Jobless Future".

"¿Qué vamos a hacer por las personas que son desplazadas? La evidencia sugiere que no se crearán nuevos empleos en otras áreas. Habrá algunos empleos —para ingenieros y semejantes— pero las cifras no concuerdan".

A medida que los robots se vuelven más avanzados, no solo son los trabajadores de fábricas quienes están en riesgo, sino también el personal de servicio y los empleados de oficina", añadió. "Este es un enorme problema, algo que a la larga será tan grave como el cambio climático, en términos del desafío que representa para la sociedad".

Muéstrame a los trabajadores  

Brooks ve las cosas de forma distinta, y argumenta que las compañías ya enfrentan dificultades por encontrar suficientes personas dispuestas a hacer trabajos de fábrica no especializados, no digamos robots.

"Si fuera el caso que las personas hicieran fila en busca de trabajos de fábrica, entonces ese sería un temor válido. Pero en Estados Unidos, la edad promedio de un trabajador de fábrica es de más de 55 años... ¡las personas no quieren esos empleos!", dice el exdirector del Laboratorio de Inteligencia Artificial y Ciencias de la Computación de MIT.

Soldados estadounidenses ofrecen una demostración de Packbot, el robot para la desactivación de bombas, creado por la antigua compañía de Rodney Brooks, iRobot, junto a los cofundadores Colin Angle y Helen Greiner.

"Cuando la gente me dice 'los robots van a quitarle empleos a las personas', yo siempre les pregunto '¿quieres que tu hijo trabaje en una fábrica?' Y ellos siempre me dicen 'oh no, no mi hijo, pero tú sabes, los hijos de otras personas'".

Brooks dice que la destreza es uno de los mayores retos en la robótica hoy en día.

"Simplemente no sabemos cómo construir manos diestras. Es un área en la que no ha habido mucho progreso en los últimos 40 años", dijo. "Así que quizá esa sea una de las razones por las que los robots no se van a apoderar del mundo y van a reemplazar a las personas", dijo.

"Creo que aquí es donde Hollywood confunde a todos. Los robots en realidad no son muy inteligentes. No entienden lo que hacen o por qué lo hacen", agregó el ingeniero de 60 años de edad, quien empezó a construir robots cuando tenía ocho años.

Trabajos del viejo mundo  

Tanto Sawyer como Baxter llevan el nombre de palabras del inglés arcaico para profesiones: "Sawyer" significa alguien que corta madera y "Baxter", una mujer que hornea.

"Los nombres son los de profesiones antiguas que ya no están en uso", explicó Brooks.

Si algún día reemplazarán o no la profesión del "trabajador de fábrica" aún está por verse.


Secciones: Tecnología