7 abril 2015
05:46 PM ET

Así infiltraron piratas informáticos rusos los sistemas de la Casa Blanca

Por Evan Perez y Shimon Prokupecz, CNN

WASHINGTON (CNN) – Piratas informáticos rusos que estuvieron detrás de una intrusión a los sistemas del Departamento de Estado de Estados Unidos en meses recientes utilizaron ese gancho para penetrar en partes sensibles del sistema computacional de la Casa Blanca, de acuerdo con funcionarios estadounidenses que fueron informados de la investigación.

Aunque la Casa Blanca dijo que el ataque sólo afectó a un sistema con información no clasificada, dicha descripción oculta la verdadera gravedad de la intrusión.

Los piratas informáticos tuvieron acceso a información sensible como detalles en tiempo real no públicos de la agenda del presidente. Aunque esa información no es clasificada, es altamente sensible y con mucho valor para las agencias de inteligencia extranjeras, dijeron funcionarios estadounidenses.

La Casa Blanca dijo en octubre pasado que notó actividad sospechosa en una red no clasificada que sirve a la oficina ejecutiva de Barack Obama. El sistema ha sido apagado de forma periódica para realizarle mejoras de seguridad.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI), el Servicio Secreto y agencias de inteligencia están involucrados en la investigación del ataque, que se considera es uno de los más sofisticados jamás hechos contra el gobierno de Estados Unidos.

La intrusión fue realizada a través de computadoras en todo el mundo, tal como lo hacen los piratas informáticos para ocultar su identidad, pero los investigadores encontraron códigos y otras marcas que creen que apuntan a piratas informáticos que trabajan para el gobierno de Rusia.

Un vocero del Consejo de Seguridad Nacional declinó hacer comentarios sobre el ataque. Hasta ahora ni el Departamento de Estado de Estados Unidos ni la embajada de Rusia han respondido a pedidos de comentarios sobre el tema.

Para entrar a los sistemas de la Casa Blanca, los piratas informáticos primero entraron a los del Departamento de Estado, según los investigadores.

Quienes manejan el sistema computacional del Departamento de Estado no han podido impedir que los piratas informáticos rusos vuelvan a entrar al sistema. Un funcionario dijo que los rusos se han “adueñado” del sistema por varios meses y que no está claro en este momento si ya fueron totalmente expulsados.

Como un muchos ataques, los investigadores creen que la intrusión en la Casa Blanca comenzó con la diseminación un correo falso enviado desde el Departamento de Estado.

El director de Inteligencia Nacional, James Clapper, dijo en un discurso en una ciberconferencia del FBI en enero pasado, que funcionarios de gobierno y empresas privadas deberían de enseñar a sus empleados cómo luce un correo falso destinado a obtener información confidencial del destinatario.

“Muchas veces, los chinos y otros han tenido acceso a nuestros sistemas simplemente pretendiendo que es alguien y pidiendo acceso, y algunas veces alguien se los da”, dijo Clapper.

La ferocidad de las intrusiones rusas en meses recientes tomó por sorpresas a funcionarios estadounidenses, lo que llevó a revaluar la amenaza a la ciberseguridad mientras Estados Unidos y Rusia se confrontan por temas como la agresión rusa en Ucrania o las operaciones militares estadounidenses en Siria.

Los ataques al Departamento de Estado y a la Casa Blanca es una de las razones por las que Clapper dijo durante una audiencia en el Senado en febrero pasado que “la ciberamenaza rusa es más severa de lo que previamente se estimaba”.

Las revelaciones sobre los ataques al Departamento de Estado también ocurren en medio de la controversia luego de saberse que la entonces secretaria Hillary Clinton usó un servidor privado para gestionar su correo electrónico mientras estaba en el cargo. Críticos creen que el servidor privado de Clinton era menos seguro que el del propio Departamento de Estado.

El ataque ruso se cree que ocurrió luego de que Clinton dejara el cargo, pero los piratas informáticos la han tenido en la mira desde hace tiempo.

Wesley Bruer contribuyó con este reporte.