Un campo de golf inspirado en la era espacial
4 abril 2015
05:13 AM ET

Un campo de golf inspirado en la era espacial

(CNN)– Es un paraíso de golf surgido de las cenizas de la carrera espacial. Y, según su propietario, Dave Pelz, podría ser el mejor jardín trasero del planeta. Una cosa es cierta, ningún golfista que se respete a sí mismo saldría en peores condiciones alrededor de los greens, tras pasar una temporada en el césped perfectamente cortado en Chez Pelz en Austin, Texas.

"Dicen que es el mejor jardín trasero del mundo", según le dijo uno de los más renombrados entrenadores de golf en el juego corto y exempleado de la NASA, al programa Living Golf de CNN.

"Este es mi sueño. Tengo un trabajo soñado y vivo en la casa de mis sueños. Vivo con la chica de mis sueños. Soy un hombre feliz".

No es de extrañar que Pelz esté satisfecho. Su nombre está grabado en la evolución de golf.

Sus estudiantes, incluyendo al cinco veces ganador de los majors, Phil Mickelson, han acumulado un total combinado de 20 majors entre todos y, como uno de los cerebros más prolíficos del golf, Pelz tiene 26 patentes de golf a su nombre.

El hombre de 70 años de edad aún trabaja con Mickelson antes de los torneos majors y el jugador conocido como "Lefty" diera el crédito a Pelz por ayudarle a elevar su juego al nivel de élite.

"Antes de conocerlo, me encontraba en 0-de-43 en los majors y, desde entonces, he ganado cuatro, más un Players Championship", según dijo Mickelson, quien fue citado antes de ganar su quinto major —el Abierto Británico— en 2013.

"Eso lo dice todo sobre él, en mi libro".

El septuagenario fue pionero en el uso de las estadísticas durante las décadas de los años 70 y 80, su análisis del juego, esculpido durante un período de 15 años en los que trabajó para la agencia espacial NASA.

Su insistencia en la práctica del juego corto y su invención de los palos de golf para ayudar a los jugadores a perfeccionar sus habilidades en esa área, han fundamentado el enfoque del profesional moderno.

"Mientras relizaba investigación espacial, en mi tiempo libre investigué con el golf", explicó el cerebro detrás del putter de dos bolas, uno de los palos de golf más vendidos de todos los tiempos que ayudó a los golfistas a alinear sus putts con mayor precisión.

"La NASA tiene el equipo más increíble del mundo y ese fue el amanecer de la carrera espacial. El Sputnik acababa de ser lanzado.

"Estábamos tratando de imponernos sobre los rusos en términos de exploración espacial. Y formé parte de un maravilloso grupo de científicos y aprendí a realizar investigaciones veraces".

Pelz obtuvo un lugar en la Universidad de Indiana, gracias a una beca de golf y decidió estudiar física.

Se le conoce por jugar con el legendario Jack Nicklaus 22 veces y perdió ante el 18 veces campeón de los majors en cada ocasión, pero hizo importantes mejoras en su juego una vez que comenzó a trabajar para la NASA.

Utilizando el método de una variable a la vez, preferido por los científicos, Pelz comenzó a mejorar su propio desempeño utilizando los métodos que había adquirido en el Centro de Vuelo Espacial Goddard.

Y de forma gradual, poco a poco, comenzó a deconstruir cada faceta de su juego y a separar las mejoras que necesitaba hacer.

"Empecé a medir mi propio putting", dijo. "Empecé a medir mi juego corto. Empecé a medir mi driving".

"Aprendí a medir las cosas en el Centro de Vuelo Espacial Goddard porque tenían los mejores instrumentos del mundo y aprendí la aplicación práctica del método científico".

"Finalmente comencé a entender mi juego, después de 10 años de investigación. Es gracioso que lo diga una persona que fue a la universidad durante cuatro años con una beca de golf".

"Esas miles de lecciones que me enseñaron prácticamente nada... podrían no haber estado enseñando bien, pero en parte también se debía a que no estaba escuchando y no estaba buscando las cosas que necesitaba buscar".

"De repente me calificaron nuevamente para los Amateur de Estados Unidos (la competencia principal de Estados Unidos para los golfistas aficionados) y no estoy practicando en absoluto como solía hacerlo, pero mi juego era mejor. Era un mejor jugador".

A pesar de haber mejorado su calidad, Pelz aún dudaba en cuanto a probar su suerte en el PGA Tour con otros profesionales.

"Tuve un período intenso de reflexión", explicó. "Y pensé que el juego realmente no necesitaba otro buen jugador".

"Para entonces creía que si realmente me había esforzado mucho podía ser un jugador muy bueno y que podría lograr participar en el Tour, pero que nunca sería el mejor jugador del mundo".

"No contaba con ese tiempo para practicar. En esa etapa, tenía 35 años de edad y me había involucrado mucho en la investigación del golf, en descubrir mi propio juego, y pensé: 'podría ayudar a muchos jugadores'".

"Lo que el mundo realmente necesita es que alguien les diga lo que están haciendo mal para poder anotar mejor y disfrutar más del juego".

"Eso realmente es de lo que se trata el golf. En realidad no se trata de lo que anotas con tus golpes, sino que se trata de si estás o no mejorando".

Si bien no se duda de la capacidad intelectual de Pelz, sí de su perspicacia comercial... según él mismo lo admite.

He aprendido a medir las cosas en el Centro de Vuelo Espacial Goddard porque tenían los mejores instrumentos del mundo.

Después de tomar un permiso de un año para ausentarse del Goddard y garantizar la financiación de un grupo de amigos, se embarcó en un viaje que llevaría finalmente al jardín trasero de su época en el espacio en Austin.

Sin embargo, fue un proceso lleno de dificultades, por decir lo menos. "Hasta el día de hoy soy un terrible empresario", bromeó.

"No hago nada en mi compañía más que enseñar a jugar golf y hacer investigaciones sobre golf. Mi esposa es la directora ejecutiva. Ella dirige la empresa y toma todas las decisiones.

Del primer año de su negocio, recuerda: "Me gasté todo el dinero y perdí hasta el último centavo. Y dijeron: 'Bueno, aquí hay un poco más'. Perdí eso en el segundo año".

"Luego dijeron: 'Estamos fuera. Ese es todo el dinero que tenemos. No vamos a echar dinero en el drenaje. Tú no sabes lo que estás haciendo en el negocio'. Lo cual es verdad, no lo sabía".

Sin embargo, para entonces, Pelz había encontrado la idea que le ayudaría a dejar una marca indeleble en el golf –la importancia del juego corto.

Después de pasar tres años estudiando a los jugadores en el PGA Tour, dedujo que estaban descuidando una de las zonas más importantes del juego –de 100 yardas en adelante.

Sus cálculos, los que hacían hincapié en el juego corto, representaban hasta el 65% del golf, y también resultó ser el área específica con la que la mayor parte de profesionales luchaban.

La mayoría de los jugadores tenían una serie de palos de golf que esencialmente cumplían la misma función –golpear la bola para que recorriera largas distancias– y confiaban en un solo palo para encargarse de los golpes de 100 yardas o más cercanos.

Pelz dijo: "Hace 35 años nadie siquiera hablaba acerca del juego corto... el término no se usaba. Era golf".

"Cuando me enseñaron el golf, me enseñaron que era un drive, un golpe hacia el green y que luego hacías un putt".

"Pero si no logras llegar al green, no puedes jugar golf, por lo que todos practican el juego largo y ni siquiera lo llaman así. Ese era el juego en realidad.

"Sin embargo, yo hice mi investigación y medí cuántos golpes efectuaban las personas y resulta que todos efectivamente hacían los primeros dos golpes".

"Ellos golpean la bola desde el tee y luego golpean la bola en el green –la mayoría de las personas fallan el tiro del green– entonces hacen un chip o un pitch, algunas veces no es muy bueno y hacen otro para luego hacer dos o tres putts".

"Así que la verdad es que hay dos golpes largos y tres o cuatro golpes de juego corto en cada hoyo, en los que las personas no piensan. Ellos simplemente piensan que esto parece fácil de hacer".

"Es fácil de hacer si sabes cómo hacerlo, pero no es fácil de hacerlo bien si no sabes cómo hacerlo y nunca lo practicas".

"Si todo lo que practicas es el juego largo, el hecho de que practiques ese juego durante el resto de tu vida no te ayudará con tu juego corto porque los dos necesitan diferentes swings. En realidad son juegos distintos".

El gran avance de Pelz llegó justo en el momento adecuado.

Debido a que el dinero se estaba acabando, hipotecó su casa, renunció de su puesto en la NASA y estaba confiando en los jugadores con los que trabajaba para que financiaran su joven emprendimiento.

En el quinto año había llegado al punto de equilibrio, y continuaría allí hasta el vigésimo primero, cuando finalmente comenzó a hacer dinero.

Para este tiempo, su cartera de jugadores era cada vez más amplia, y creció hasta incluir a Mickelson, ampliamente considerado como uno de los mejores exponentes del juego corto de toda la historia.

"Hasta ahora he trabajado con más de 100 jugadores en el tour y tanto Phil Mickelson como todos los demás dicen: 'oh, él tiene un talento nato para el juego corto", dijo Pelz.

"No, no lo tiene. Él es muy talentoso, pero también trabaja muy duro. Ha practicado, practicado, probado y experimentado".

Todavía trabajan juntos, pero a menudo no los ven los principales medios de comunicación pues suelen reunirse dos semanas antes de un torneo major.

Pelz todavía se muestra tan entusiasta con el golf como siempre, en especial por las dinámicas del juego corto y lo importante que es continuar practicando.

Aun cuando algunos jugadores nunca podrán asemejarse a los potentes jugadores de este deporte sin importar cuanto entrenen, el juego corto es un área en que tanto los profesionales como los aficionados pueden dar pasos agigantados.

"Nunca voy a golpear la pelota tan lejos como lo hace Rory McIlroy", dijo Pelz. "No puedo hacerlo. Ahora, si me das ese tipo de (extensa) práctica, acabaré con él en el juego corto y en los putts".

"Eso es mucho decir porque él es bueno en el juego corto y en los putts. Él no lo hace mal, pero no lo practica 12 horas al día, todos los días, siete días a la semana".

"Así que estoy diciendo que no importa lo que hagas, nunca conquistarás el juego del poder completo de la manera en la que podrías conquistar el juego corto y los putts para aficionados. Creo que existe un gran potencial para los aficionados".

"Quiero que se enfoquen allí y disfruten más del juego".

Salón de la fama — Dave Pelz es un reconocido entrenador de juego corto en el mundo del golf y ha construido un jardín trasero en su casa de Austin que representaría el paraíso para cualquier jugador que se respete a sí mismo.

¿El mejor jardín trasero del mundo?

Pelz Golf – El jardín de Pelz contiene una réplica del hoyo 12 del Augusta y del hoyo 17 del TPC Sawgrass.

El sitio de un poco más de una hectárea es un campo de práctica dedicado donde Pelz puede hacer un pitch, un chip y un putt como le plazca.

La carrera espacial – El período de 15 años en los que Pelz trabajó para la NASA en el Centro de Vuelo Espacial Goddard formó gran parte de su criterio en cuanto al golf. Desde que dejó de dedicarse al juego a tiempo completo, ha obtenido 22 patentes a su nombre.

El jardín maestro de Austin — El jardín trasero de Austin, propiedad de Pelz, cuenta con una gama de greens... algunos de estos son réplicas de campos de golf famosos a nivel mundial. Además, es de bajo mantenimiento; el césped es sintético y nunca requiere de corte o de riego.

La biblia del juego corto — El libro de Pelz, "Short Game Bible" (La biblia del juego corto) fue uno de los libros mejor vendidos cuando fue lanzado en 1999. Hasta la fecha, sus alumnos han acumulado un total combinado de 20 títulos de majors que han ganado a nombre de ellos.

La mano derecha de "Lefty" — Quizás el estudiante más famoso de Pelz es el cinco veces campeón Phil Mickelson, con quien aún trabaja antes de los torneos major. Pelz también ha ayudado a Vijay Singh, Colin Montgomerie y Tom Kite.

El reinado de Pelz — Pelz le dijo al programa Living Golf de CNN: "Dicen que es el mejor jardín trasero del mundo. Este es mi sueño. Vivo con la chica de mis sueños. Tengo un trabajo soñado y vivo en la casa de mis sueños. Soy un hombre feliz".

Una odisea del golf — El invento más famoso de Pelz fue el putter de tres bolas que ayudó a los golfistas a alinear sus putts con mayor precisión. Él le vendió la idea a Callaway Golf y con el tiempo llegó al mercado como el putter de dos bolas Odyssey Golf. Es uno de los palos de golf más vendidos de todos los tiempos.

Temas:
Secciones: Deportes • Entretenimiento • Estados Unidos • Golf • Mundo • Noticias