Amanda Knox: la delgada línea entre la culpabilidad y la inocencia
30 marzo 2015
02:21 PM ET

Amanda Knox: la delgada línea entre la culpabilidad y la inocencia

Por Barbie Nadeau, CNN

Roma (CNN) - Aún quedan muchas preguntas en el caso a medida que se tranquiliza la situación después de que el Tribunal Supremo de Italia dictaminara el viernes que anularía los más recientes veredictos que declaraban culpable a Amanda Knox, de 27 años, y a su exnovio italiano, Raffaele Sollecito, de 31 años, por el asesinato de Meredith Kercher en 2007.

Knox y Sollecito fueron juzgados juntos y declarados culpables de asesinato por dos tribunales distintos. Pero ahora están libres y absueltos para siempre.

No habrá juicios civiles como en el caso de O.J. Simpson porque, según el código penal italiano, la decisión del Tribunal Supremo es definitiva en todos los tribunales del país.

Según el abogado italiano Nicola Canestrini, quien trabaja en casos criminales y de extradición entre Italia y otros países.

"La decisión del Tribunal Supremo es considerada como la verdad para todo el sistema".

LEE: Amanda Knox: "Meredith se merecía algo mucho mejor que esto"

¿Ahora qué viene para los Kercher?

Francisco Maresca, abogado de la familia Kercher, dijo a CNN que sus clientes se sentían desilusionados con la sentencia definitiva.

"Esperábamos más del sistema judicial italiano", dijo. "No se ha logrado hacer justicia para Meredith".

Maresca dice que los Kercher podrían intentar apelar a la Corte Europea de Derechos Humanos y argumentar que Italia ha fracasado en encontrar a los culpables del asesinato de su querida hija y hermana, pero ellos aún no han tomado esa decisión.

"Si piensan que Italia no ha cumplido con su deber, podrían demandar a Italia", dijo Canestrini a CNN.

Tal afirmación podría hacerse con base en la condena definitiva de Rudy Guede, un hombre de Costa de Marfil que fue condenado por su papel en el asesinato de Kercher en 2008 en un juicio rápido del cual los registros aún se encuentran en el tribunal.

Cuando el Tribunal Supremo emitió un fallo definitivo sobre este caso en 2010, ellos escribieron explícitamente en su razonamiento que él era uno de tres agresores pero no identificaron de quiénes se trataba.

Encarcelamiento ilegal  

Knox y Sollecito pasaron cuatro años en prisión durante su juicio inicial y primera apelación. Ellos solicitaron al Tribunal Supremo de Italia ser puestos bajo arresto domiciliario, pero debido a que Knox era extranjera y se consideró que había riesgo de que escapara, les fue negada la solicitud.

Sollecito ahora tiene la posibilidad de demandar a Italia por encarcelamiento ilegal. Italia paga alrededor de 12 millones de euros cada año por el encarcelamiento de personas que más adelante fueron absueltas de sus cargos, de acuerdo con el primer ministro italiano Matteo Renzi, quien ha introducido medidas para reformar el sistema judicial.

Pero Canestrini dice que si Sollecito en algún momento le mintió a los investigadores antes de ser arrestado, él puede perder su derecho al reembolso por haber sido encarcelado. Sollecito cambió su versión más de una vez antes de finalmente decidirse por una coartada con Knox, así que una batalla legal podría enfocarse en el hecho de si algo que él les dijo al los investigadores dio lugar directamente a su arresto.

Canestrini también dice que Knox podría demandar a Italia por un año de encarcelamiento ilegal, pero debido a que admitió que le mintió a los investigadores al principio, lo cual condujo a su arresto, probablemente no tendría muchos argumentos que presentar.

"Dado que ella inicialmente admitió haber participado en el crimen, probablemente no ganaría. Si un sospechoso le miente a los investigadores antes de ser arrestado, es difícil demostrar que ellos fueron encarcelados ilegalmente", dice Canestrini.

En uno de sus interrogatorios iniciales en 2007, Knox le dijo a los investigadores que se encontraba en la casa cuando Kercher fue asesinada; en ese momento, ella acusó a Patrick Lumumba, su jefe en el bar donde trabajaba, del asesinato.

Más adelante se retractó de su declaración, pero Lumumba pasó dos semanas en prisión debido a su falsa afirmación.

En 2013, el Tribunal Supremo de Italia emitió un fallo definitivo respecto a un cargo de calumnia en su contra por la acusación falsa, confirmó los tres años de prisión y le ordenó que le pagara a Lumumba 40.000 euros.

Ningún resentimiento  

El abogado de Knox, Carlo Dalla Vedova, le dijo a CNN que Knox no siente ningún ánimo de venganza o resentimiento hacia Italia. De hecho, dijo que ella volverá algún día.

"Esta ha sido una pesadilla para ella, así que finalmente obtuvimos la decisión correcta", dijo. "Siempre pensamos que esta era la única decisión posible".

Los abogados de Sollecito estuvieron igualmente complacidos con el resultado. "El veredicto que acabamos de recibir no demuestra que estábamos en lo correcto en parte, sino demuestra que estábamos completamente en lo correcto", le dijo Giulia Bongiorno a los reporteros afuera del tribunal.

"Había dos posibles veredictos: uno era anular este veredicto, pero regresar a él más tarde. En cambio, se ha anulado sin que haya remisión. Entre todas las posibles e imaginables opciones de revocación, esta es la que dice "deben saber que ni siquiera haremos la hipótesis de que Raffaele Sollecito estuvo implicado en este caso de nuevo. Es suficiente, suficiente, suficiente".

Knox también hizo su propia declaración desde la casa de su madre en Seattle después de escuchar las noticias.

Knox le agradeció a todos los que apoyaron su inocencia y dijo que necesitaba tiempo para digerir lo que ser libre significa realmente.

Ante la pregunta de si tenía un mensaje para los Kercher acerca de su hija, dijo lo siguiente: "Ella se merecía tanto en esta vida. Yo soy la afortunada".

Temas: ,
Secciones: Europa