8 temas clave que Occidente negocia con Irán sobre su programa nuclear
30 marzo 2015
09:32 PM ET

8 temas clave que Occidente negocia con Irán sobre su programa nuclear

Por Jeremy Diamond, CNN

WASHINGTON (CNN) – Los diplomáticos estadounidenses están en el último tramo de las negociaciones con Irán sobre su programa nuclear.

Las potencias mundiales, entre ellas Estados Unidos, quieren frenar el programa nuclear de Irán para evitar que desarrollen una bomba nuclear, e Irán está ansioso por quitarse de encima las sanciones que han restringido su economía durante varios años... pero también se aferra a su programa nuclear tanto como puede.

Estados Unidos coloca sobre Irán la responsabilidad para llegar a un acuerdo nuclear

Los negociadores deben llegar a un acuerdo –o desistir de ello– antes de que termine el martes, el tiempo límite para llegar a un acuerdo marco. Si las partes tienen éxito, tendrán hasta finales de junio para negociar todos los detalles específicos a fin de desarrollar el esquema y llegar a un acuerdo total.

Los funcionarios que negocian con Irán son los del llamado P5+1 (los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas –Estados Unidos, el Reino Unido, Francia, China y Rusia– más Alemania). Ahora mismo, todavía están debatiendo ciertos detalles técnicos.

¿Cuáles son esos detalles técnicos? Y ¿cómo se relacionan esos detalles con evitar que Irán fabrique una bomba? He aquí una guía de los términos clave y las preocupaciones más importantes que han animado las conversaciones esta semana.

Centrifugadoras

Irán ya tiene muchas de las piezas fundamentales necesarias para desarrollar una bomba nuclear, como las centrifugadoras, las cuales son máquinas que convierten el uranio natural en el ingrediente clave, uranio altamente enriquecido, necesario para fabricar una bomba.

Las centrifugadoras son máquinas en forma de tubo que usan la fuerza centrífuga para enriquecer el uranio. El uranio natural entra y, luego de lo que esencialmente es un ciclo de centrifugado, el resultado es uranio con una concentración más alta, listo para una reacción nuclear.

Un importante punto de discusión ha sido el número y la sofisticación de las centrifugadoras con las que Irán puede seguir operando como parte del acuerdo.

Irán actualmente tiene unas 18.000 centrifugadoras, 10.000 de las cuales todavía están en funcionamiento. Bajo el acuerdo, el país probablemente tendría que reducir el número de centrifugadoras que utiliza a unas 6.000.

Enriquecimiento de uranio

Los funcionarios iraníes insisten en que su programa nuclear tiene el objetivo de cumplir propósitos pacíficos y que puede ser difícil determinar para qué ha sido diseñada una instalación. El uranio enriquecido puede ser utilizado para propiciar una reacción nuclear que puede producir ya sea energía para electricidad, o —en cantidades mucho mayores y con mayores concentraciones— una bomba nuclear.

Así que no puedes usar cualquier tipo de uranio enriquecido para hacer una bomba... tiene que tener una alta concentración.

El uranio de nivel para armas se enriquece hasta más del 90%, mientras la mayoría de reactores civiles utilizan aproximadamente el 3,5% de uranio enriquecido.

Sin embargo, esos porcentajes son engañosos: una vez obtienes uranio enriquecido al 3,5 %, estás más o menos a medio camino para alcanzar el nivel de uranio apto para armas.

Hasta hace poco, Irán conservaba una reserva de uranio enriquecido al 20%, lo cual en esencia "se encuentra a una escasa distancia del nivel de uranio apto para armas", dijo Robert Kelley, un exinspector de armas nucleares para las Naciones Unidas.

El verano pasado, como parte de una etapa inicial del proceso de negociación, Irán diluyó efectivamente ese uranio altamente enriquecido hasta el 5%.

"Eso es algo importante porque gastas mucho dinero en llegar a ese 20%", dijo Kelley. "Es como si hubieras hecho oro y lo estás convirtiendo en plomo".

La administración Obama ha dicho que sus negociaciones con Irán han "congelado" el programa nuclear del país, señalando que ha limitado el enriquecimiento de Irán en un 5%.

Un acuerdo final casi sin duda limitará el enriquecimiento de uranio; este es solo el primer componente para que Irán se sujete a un tiempo de rescisión de un año.

La fecha de no retorno

Se trata de la cantidad de tiempo que Irán necesitaría para enriquecer suficiente uranio y desarrollar una bomba nuclear. La idea de las negociaciones —desde la perspectiva de Occidente— es alargar ese periodo de tiempo.

En este momento, Irán podría lograrlo en dos o tres meses si decidiera tomar sus actuales reservas de uranio y se apresurara a enriquecerlo hasta alcanzar el nivel para armas.

Estados Unidos apunta a que Irán se sujete a un tiempo de rescisión de un año. Y para lograrlo, los negociadores y los expertos nucleares han estado considerando mucho más, aparte del número de centrifugadoras del que tanto se habla.

"Si alguien se sienta y te dice que hay tantas centrifugadoras de tal y tal capacidad, puedes hacer los cálculos y decir que en X meses van a producir esta cantidad de material nuclear", explicó Kelley.

Pero los cálculos también dependen de la eficacia de esas máquinas para producir uranio enriquecido.

Para lograr un tiempo de rescisión de un año, Irán tendría que desactivar miles de sus centrifugadoras (algunos argumentan que deberían ser completamente desmanteladas). Y también tendría que cambiar la forma en la que las centrifugadoras están configuradas para hacerlas menos eficientes en el enriquecimiento de uranio.

Entre las medidas, tendrían que cambiar la velocidad de giro de las centrifugadoras u organizarlas en una cascada menos eficiente, que es el proceso por el cual el uranio se va enriqueciendo progresivamente por medio de diferentes centrifugadoras.

Y son esos factores los que pueden complicar los cálculos básicos para aproximar el tiempo de rescisión.

Evaluaciones israelíes

Si bien existe un amplio consenso internacional respecto al tiempo de rescisión aproximado de Irán, algunos, entre ellos expertos nucleares y funcionarios israelíes, adoptan un enfoque más conservador en sus cálculos.

Irán no está muy lejos del Estado judío y ha amenazado repetidamente con borrar a Israel del mapa, así que los israelíes ven la amenaza de un Irán con armas nucleares como una cuestión existencial, de una forma en la que Estados Unidos no la ve. Esa es parte de la razón por la que cuando evalúan los cálculos, asumen la posibilidad más breve en el rango de tiempo.

Ellos también piensan que cada acción llevada a cabo por Irán que sea reversible puede y será invertida más rápidamente de lo que otros tienden a pensar.

"Todo lo que hacen para reducir —digamos el ritmo de enriquecimiento— es reversible", dijo Ephraim Asculai, un veterano de 40 años de la Comisión de Energía Atómica de Israel, respecto a Irán. "En un periodo de tiempo muy corto".

Asculai enfatizó que a menos que el número de centrifugadoras se redujera drásticamente, Irán estaría a solo seis meses de desarrollar una bomba nuclear.

Prolongar el tiempo de rescisión le da a la comunidad internacional una mayor ventana para reaccionar a las violaciones si Irán incumple con los términos del acuerdo y trata de crear una bomba. Israel quiere que la ventana sea lo más grande posible.

Inspecciones

De qué manera se manejarán las inspecciones es otro gran obstáculo para el acuerdo. El consenso entre los expertos nucleares y funcionarios de diversos países es que Irán necesitaría ser sujeto a un régimen riguroso de inspecciones para asegurar que cumpla con el acuerdo y no intente evadirlo en secreto.

Las inspecciones son llevadas a cabo por el Organismo Internacional de Energía Atómica, una rama de las Naciones Unidas encargada de supervisar la actividad nuclear en todo el mundo. Pero los inspectores del OIEA no son los únicos que están al tanto del programa nuclear de Irán; las agencias de inteligencia de Occidente siguen trabajando encubiertamente para obtener más información al respecto.

Actualmente, los inspectores del OIEA visitan o revisan todos los días el material de vigilancia proveniente de los dos reactores más grandes de Irán, Fordow y Arak, e inspeccionan todas las instalaciones nucleares de Irán de forma no tan frecuente.

Así que si los científicos iraníes repentinamente comenzaran a enriquecer uranio en niveles más altos en esos lugares, o intentaran recalibrar las centrifugadoras para enriquecerlo más rápido, los inspectores se darían cuenta y rápidamente sonaría la alarma.

"Una vez que los supervisores ven algo sospechoso, van a soplar el silbato", dijo Mark Fitzpatrick, director del programa de no-proliferación nuclear del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos, el cual calificó las inspecciones a las que Irán está sujeto actualmente como "bastante rigurosas".

Pero Fitzpatrick añadió que Corea del Norte, un país que surgió como potencia nuclear tras expulsar a los inspectores del OIEA, podría servir como una lección de que las inspecciones deben ser rigurosas sea cual sea el acuerdo con Irán.

No está exactamente claro cómo serían las inspecciones en caso de llegar a un acuerdo, pero es probable que Irán se enfrentaría a una supervisión incluso más intensiva.

La media docena de expertos nucleares entrevistados por CNN dijeron que Irán tendría que enfrentar inspecciones más intrusivas que le permitirían a los investigadores visitar más sitios y ver más documentos relacionados con el programa nuclear de Irán, como su investigación anterior sobre armas nucleares.

Ellos también hicieron un llamado a un acuerdo que le daría a los inspectores rienda suelta para investigar la actividad nuclear en cualquier parte del país, no solo en los sitios donde Irán ha declarado que se lleva a cabo actividad nuclear.

"Necesitamos tener la capacidad de básicamente ir a cualquier lugar, en cualquier momento, para investigar", dijo Michael Eisenstadt, un experto en el programa nuclear de Irán en el Washington Institute for Near East Policy. "Necesitas tener la libertad de moverte, y no está claro si los iraníes accederán a ello".

Sitios secretos

Los inspectores del OIEA tienen acceso a todas las instalaciones nucleares registradas de Irán, pero existe un mayor temor de que Irán también podría movilizar sus ambiciones nucleares hacia sitios secretos, desconocidos para el mundo.

Y eso es lo que está generando los llamados a que se realicen inspecciones extremadamente intrusivas que permitirían que los supervisores del OIEA viajen a lo largo de Irán y obtengan acceso a cualquier instalación. Al estar cerca de lo que se sospeche como una instalación nuclear, los inspectores del OIEA podrían detectar la actividad nuclear por medio de la toma de muestras y las pruebas ambientales.

No sería la primera vez que se detecta actividad nuclear iraní encubierta: varios sitios de los que el OIEA tiene conocimiento hoy en día, anteriormente eran instalaciones ocultas y no reveladas... y las agencias de inteligencia tardaron años en descubrir sus ubicaciones.

Paquistán silenciosamente surgió como una potencia nuclear al utilizar sitios secretos sin que el OIEA tuviera una idea. Y si bien el mundo sabía que Sudáfrica estaba desarrollando armas nucleares, la comunidad internacional no sabía qué tan cerca estaban hasta que ya tenían el valor de varias bombas.

Sin un acceso amplio, los investigadores no pueden saber qué es lo que no pueden ver, y la discusión sobre el tiempo de rescisión es prácticamente irrelevante.

Pero un régimen de inspecciones intrusivas que le darían a los supervisores del OIEA acceso a casi cualquier instalación es algo que Irán no quiere aceptar. El país ya asegura que se le está tratando de forma diferente en comparación con otros países que han enfrentado inspecciones.

El acuerdo sometería a Irán a un régimen de inspecciones como ningún otro; se trata de un estatus especial que Occidente afirma, Teherán se ha ganado al repetidamente intentar incumplir los acuerdos ya existentes y al ocultar instalaciones nucleares.

Verificación

Los supervisores del OIEA tendrían la capacidad de detectar cualquier cambio en las instalaciones nucleares de Irán en cuestión de días o semanas como máximo, pero luego empieza el proceso de verificación.

Los inspectores del OIEA tendrían que presentarle la nueva información a los altos directivos de dicho organismo, quienes luego tendrían que notificar a la comunidad internacional. Entonces, las agencias de inteligencia estadounidenses y otras probablemente querrán verificar esa información por sí mismos antes de considerar cualquier otra acción.

El general Yaakov Amidror, el exasesor de seguridad del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, evaluó que pasarían meses antes de que Washington se sintiera lo suficientemente seguro acerca de las violaciones iraníes para detener el progreso de Irán. Él teme que para ese entonces, sería demasiado tarde como para detenerlos sin que haya suficiente margen de rescisión.

Castigo

Las violaciones iraníes probablemente serían manejadas por medio del Consejo de Seguridad de la ONU, el cual buscaría sancionar a Irán si viola el acuerdo nuclear. Pero la manera en la que esos países —especialmente los miembros permanentes— manejarían esas violaciones probablemente sería incluida en un acuerdo eventual.

De cualquier manera, probablemente no será un proceso rápido. Restablecer las sanciones internacionales que serían retiradas bajo un acuerdo también podría tomar más tiempo que el tiempo necesario para que Irán desarrolle una bomba, advirtió Amidor.

Prolongar el tiempo de rescisión le da a Estados Unidos y a los aliados tiempo para agotar estos esfuerzos diplomáticos y relacionados con las sanciones a fin de impedir que Irán llegue a desarrollar un arma nuclear antes de decidirse por su último recurso: una opción militar.

"Lo que quieres hacer es... asegurarte de que haya suficiente tiempo para reaccionar al hecho de que Irán incumpla y suficiente tiempo para implementar un esfuerzo internacional e interno para impedir que tengan éxito", dijo David Albright, un experto nuclear y presidente del Instituto de Ciencia y Seguridad Internacional. "Que el presidente tome una acción importante toma más tiempo de lo que podrías creer".

Eisenstadt, del Washington Institute, estuvo de acuerdo: "Simplemente sabemos qué tan difícil es que las personas estén de acuerdo para tomar decisiones difíciles y cuánto tiempo pasa desde el punto de vista político para movilizar primero al gobierno de Estados Unidos y luego a nuestros aliados".