Ahora puedes alquilar un Rolex... o cinco
24 marzo 2015
06:22 PM ET

Ahora puedes alquilar un Rolex... o cinco

Por Emily Jane Fox, CNNMoney

(CNNMoney) - Cuando un reloj cuesta 40.000 dólares, no te gustaría arrepentirte si lo compras.

Conoce Eleven James, una empresa que les ofrece a los hombres la oportunidad de probar un nuevo reloj cada mes, permitiendo que sus miembros alquilen diferentes relojes de lujo varias veces al año.

Al igual que NetJets, el cual permite que sus clientes compren vuelos en aviones privados a la carta, Rent the Runway para vestidos de fiesta costosos y Bag Borrow or Steal para bolsos de alta categoría, Eleven James le da a los clientes acceso a relojes de lujo que probablemente no podrían permitirse o que quizá simplemente quieren probar sin tener que pagar miles de dólares y adquirir un compromiso de por vida.

Los usuarios toman dos decisiones importantes: qué tipo de relojes quieren usar y la frecuencia con que quieren cambiarlos. Actualmente hay tres niveles, basados ​​en relojes que se venden al por menor por 10.000, 20.000 y 40.000 dólares. Luego, deciden cuántas veces quieren cambiarlos... entre tres y seis veces al año. Llenan una hoja de preferencias con base en marcas y estilos que les interesan y trabajan con un encargado para determinar qué relojes probarán después.

La membresía para los relojes menos costosos, como las marcas Breitling, Panerai y Rolex, tiene un costo inicial que va desde 199 dólares al mes, o 2.150 dólares al año. En relación a los relojes de alta categoría como Patek Philippe y A. Lange & Söhne este costo mensual puede llegar a 1.379, o 14.900 dólares por año.

LEE: 5 minutos con el Apple Watch de oro.

En una época en la que aparece un reloj en cualquiera de los dispositivos electrónicos costosos que personas ya llevan usan, ¿por qué alguien pagaría por pedir prestado un dispositivo que solo indica la hora?

Según Randy Brandoff, fundador y director ejecutivo de Eleven James, el reloj aún complementa una vestimenta; además, aún existe ese enorme patrimonio y destreza que muchas personas, especialmente en el ámbito profesional, aún valoran.

Sin embargo, debido a que dicha compra es enorme y dado que una persona solo puede usar uno a la vez, la idea de llegar a probar diferentes tipos de relojes sin antes tener que comprarlos es atractiva, dijo.

Santo Rosabianca es un cliente que se había hastiado de su antiguo Omega. Sin embargo, después de firmar con Eleven James, de pronto tuvo nuevas opciones que se adaptan a sus gustos... un Chopard Grand Prix de Mónaco, el cual se ajusta a su mundo como aficionado del Fórmula 1, y un Panerai de fabricación italiana para apelar a su herencia italiana.

"Todas las personas con las que me reúno me halagan y su uso me han brindado nuevas oportunidades de negocios. En realidad sirve para iniciar una conversación", dijo. "Realmente me ha sido de bendición".

Por supuesto, atrae a los coleccionistas que están intrigados por la idea de probar todo tipo de relojes y modelos varias veces al año. Pero también está atrayendo a un nuevo cliente.

"Estamos notando que a la generación del milenio, que ha llegado a la edad adulta, le da cada vez más curiosidad", dijo. "Es un salto muy grande pasar de un iPhone a un Rolex, por lo que quieren probarlos".

Esa es una buena noticia para la industria relojera, ya que según dijo Brandoff la compañía está atrayendo a los clientes que aún no estaban coleccionando o que se habían vuelto apáticos porque no tenían ninguna variedad. Entonces, tiene sentido que el 85% de sus miembros dijeron que eran más propensos a comprar un reloj en el próximo año debido a este servicio.

Brent Handler era uno de ellos. Al final compró el primer reloj que le envió Eleven James para que lo probara. Él tenía un reloj Cartier que su esposa le compró antes y no creía que tenía que gastar 10.000 dólares para comprar otro, hasta que se "enamoró" del reloj Zenith que le habían prestado.

"Tengo 46 años de edad. Tengo tres hijos. No tengo la oportunidad de lograr experimentar demasiadas cosas nuevas", dijo "Sin embargo, cuando el encargado me llama seis veces al año para preguntarme: '¿qué tipo de reloj quieres?', eso es algo que realmente esperas con ansias".

Eleven James también evita el frecuente arrepentimiento que se deriva de hacer la costosa compra de un reloj. Eric Wind, un colaborador de la revista de relojes en línea Hodinkee, dijo que muchas personas lamentan no haber sabido mucho sobre relojes o qué era lo que esperaban al comprar un reloj costoso, y luego se quedan atrapados con él.

"El gusto por los relojes normalmente evoluciona con el tiempo y los servicios de alquiler de relojes de lujo les brindan a los usuarios ese beneficio del tiempo... literalmente", dijo.


Secciones: Economía y Negocios • Vida