18 marzo 2015
05:13 PM ET

Hillary Clinton lleva la delantera rumbo al 2016, según encuesta

Por Jennifer Agiesta, directora de encuestas de CNN.

(CNN) – Hillary Clinton sigue siendo una fuerza dominante de cara a las elecciones presidenciales de 2016, según una nueva encuesta de CNN/ORC.

La exsecretaria de Estado le lleva la delantera a los posibles rivales demócratas con los que podría enfrentarse en las primarias, y disfruta de considerables ventajas sobre los principales aspirantes del Partido Republicano en las eventuales contiendas electorales.

El exgobernador de Florida, Jeb Bush, lidera la carrera por la nominación del Partido Republicano, seguido por el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, el senador por Kentucky, Rand Paul, el exgobernador de Arkansas, Mike Huckabee, y el exneurocirujano Ben Carson, todos en un conjunto reñido.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Pero ninguno de los principales candidatos de este partido logra acercarse a Hillary Clinton al menos en 10 puntos en una serie de eventuales contiendas electorales.

Rand Paul es el que más se acerca, ya que un 43% afirma que probablemente lo apoyaría, mientras un 54% elige a Clinton.

Los dos candidatos que actualmente lideran el ámbito del Partido Republicano, Bush y Walker, se comparan equitativamente frente a Clinton, ya que cada uno cuenta con un 40% de apoyo frente al 55% de ella. Huckabee registra un 41% frente al 55% de Clinton, y Carson registra un 40% frente al 56% de la aspirante demócrata.

En la carrera por la nominación presidencial demócrata, Clinton ostenta casi 50 puntos de diferencia sobre el vicepresidente Joe Biden, su competidor más cercano, con un resultado de 62% a 15%. La senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, ocupa la tercera posición en el Partido Demócrata con un 10%. Ninguno de los otros posibles candidatos supera el 5%.

Si Warren decide no participar en la contienda, Clinton se beneficiaría más que otros, al ganar 5 puntos y mantener una ventaja de 67% a 16% sobre Biden, cuando los partidarios de Warren apoyen al candidato que tenían como segunda opción. En particular, si Warren queda fuera de la contienda, Clinton verá un aumento del 67% al 75% entre las mujeres demócratas que la apoyan.

Además, los demócratas están ampliamente convencidos de que las posibilidades del partido para mantener el control de la Casa Blanca son más fuertes con Clinton; 68% lo cree así, mientras el 30% afirma que al partido le iría mejor con otra persona al frente.

Aunque el nivel de favoritismo de Clinton se ha visto afectado recientemente, sus perspectivas para 2016 parecen seguir igual en comparación con las encuestas que se llevaron a cabo antes de que se diera a conocer la noticia sobre su uso de una cuenta de correo personal y un servidor privado mientras se desempeñó como secretaria de Estado.

Del lado republicano, Bush se encuentra al frente con un 16%, Walker le sigue con un 13%, Paul le sigue de cerca con un 12% y Huckabee ostenta un 10% de apoyo. El apoyo hacia Huckabee ha disminuido de forma significativa desde febrero, de un 16% a un 10%, mientras que los otros posibles candidatos se han mantenido en niveles estables. En las cifras de un solo dígito, Carson registra un 9%, el gobernador de Nueva Jersey, un 7% y el senador por Florida, Marco Rubio, un 7%. El resto de los posibles candidatos de este partido se encuentra por debajo del 5%, entre ellos los candidatos de 2012, Rick Santorum y Rick Perry, con un 1% y un 4% respectivamente.

En las estadísticas del Partido Republicano surgen algunas tendencias demográficas interesantes: existe cierta brecha de género en cuanto a las preferencias, ya que tanto a Walker (17% entre los hombres y 9% entre las mujeres) como a Paul (16% entre los hombres y 7% entre las mujeres) les ha ido considerablemente mejor con los hombres que con las mujeres. Los republicanos más jóvenes tienden a dar mayor respaldo a Paul que los de edad más avanzada (él cuenta con el 17% de apoyo entre los republicanos que tienen menos de 50 años, y solo el 7% entre los republicanos de edad más avanzada).

El respaldo a Bush en general se mantiene estable en las distintas divisiones demográficas, pero le va mejor entre los republicanos que se identifican como tales (22%) que con los independientes con tendencia republicana (10%), mientras a Paul le va mejor entre los independientes (17% frente al 7% entre los republicanos que se identifican a sí mismos como tales).

Sin embargo, muchos de los aspirantes más fuertes del Partido Republicano siguen siendo ampliamente desconocidos. Más de la mitad de los estadounidenses aún no tienen opiniones formadas sobre Scott Walker (58%) o Ben Carson (64%), y alrededor de la mitad no han oído hablar o no saben nada sobre Marco Rubio (48%).

Incluso el aspirante republicano mejor conocido, Jeb Bush, da lugar a que casi un cuarto de los estadounidenses digan que no están seguros de qué opinan de él (23%). Los propios republicanos han escuchado un poco más sobre los posibles candidatos principales de su partido, pero solo uno merece una calificación favorable entre los republicanos y los independientes con tendencia republicana: Mike Huckabee, con un resultado del 57%.

La encuesta de CNN/ORC se llevó a cabo por teléfono del 13 al 15 de marzo e incluyó entrevistas con 1.009 adultos estadounidenses. Para los resultados entre la muestra completa, el margen de error de muestreo es de más o menos 3 puntos porcentuales. Para los resultados entre los 450 republicanos o independientes con tendencia republicana, o entre los 466 demócratas o independientes con tendencia demócrata, es 4,5 puntos.