15 marzo 2015
09:54 AM ET

Video del dramático rescate de una bebé tras un accidente en un río

Por Ray Sanchez, CNN

(CNN) - "Hay un bebé. Hay un bebé".

Se escuchan las voces frenéticas de los rescatistas en el video de la cámara corporal que muestra el momento en el que la bebé Lily fue encontrada hace una semana.

La niña de 18 meses colgaba boca abajo luego de que el auto de su madre se estrellara y volcara en el helado río de Utah, unas 14 horas antes.

Se ve a un bombero sacando su diminuto cuerpo, envuelto en ropa color rosa, del auto donde la madre de Lily, Lynn Jennifer Groesbeck, de 25 años de edad, perdió la vida.

El auto cayó sobre su techo en el río Spanish Fork.

Desde las aguas turbias, el rescatista le pasa la bebé Lily a un agente de policía. Él se lanza a la orilla rocosa del río Spanish Fork, presionando a la bebé contra su pecho para calentarla.

"La tengo", se escucha decir al agente.

Lily se está congelando.

"Vamos, bebé", dice. "Ella definitivamente tiene hipotermia".

En la ambulancia, el agente le da palmaditas en la espalda a la pequeña Lily, en un intento por lograr que respire. Lily se encuentra de lado. Se ve pálida y su pequeño brazo se ve rígido.

"Vamos, cariño", le implora el agente. "Vamos, cariño".

En la ambulancia, camino a un hospital, los rescatistas le practican reanimación cardiopulmonar (RCP). Tratan de calentarla.

"Ya casi llegamos", se le escucha decir a un socorrista. "¿Le encontraste pulso?"

"No puedo sentir nada", dice otro.

En el hospital, mientras que llevan a Lily a toda prisa a la sala de emergencias, ella vomita.

"Le hemos estado practicando RCP", le dice el agente al personal de la sala de emergencias. "Ella ha estado vomitando un poco".

El asiento para auto hizo la diferencia  

Esos momentos captados en el video de la cámara corporal —los cuales salieron al aire por primera vez en KSL, afiliada de CNN— fueron críticos.

"Si algo hubiera sido diferente, ella quizá no lo habría logrado", le dijo a la estación el doctor de la sala de emergencias, Brock Royall.

En la sala de emergencia, mientras se le practicaba RCP para lograr que su corazón bombeara, Lily abrió sus ojos, dijo Royall.

Otro factor importante fue el asiento para auto.

Lily se encontraba en el asiento para auto adecuado para su edad y, al parecer, el asiento estaba debidamente ajustado.

A pesar de que la niña estaba atrapada y boca abajo, su cuerpo permaneció en el asiento y por encima del agua helada. Los médicos dicen que esas bajas temperaturas son peligrosas, pero es aún más peligroso si la bebé se hubiera mojado.

"Al parecer se encuentra muy bien", dijo el agente Jason Howard del Departamento de Policía de Spanish Fork. "Tuvimos la oportunidad de reunirnos con ella y su familia. Ella estaba feliz y sonriente. Se veía como una bebé normal, feliz y saludable".

Howard dijo que, temporalmente, la pequeña se estaba quedando con su tía y su tío.

Su padre, Deven Trafny, de 34 años de edad, se encontraba fuera de la ciudad por razones de trabajo al momento que ocurrió el accidente, informó KUTV, filial de CNN. Él corrió al lado de su hija tan pronto como se enteró de la noticia.

"Entré, le coloqué mi dedo en su mano y le dije que su papá estaba aquí y que la amaba", les dijo a los reporteros el miércoles. "Desde entonces he permanecido al lado de su cama y simplemente me he quedado aquí sentado a su lado, esperando que se recupere para que pueda volver a casa".

Trafny dijo que Lily está despierta y ha estado cantando canciones de cuna. En el video en que aparecen ambos en el hospital ella saluda a la cámara.

"Ella sabe todo lo que sabía antes de que sucediera todo. Es increíble. Los médicos dicen que es increíble", dijo.

Lily habría muerto junto a su madre, sin ser vistas, si el hombre que vio el vehículo no hubiera ido a pescar a ese sitio el sábado pasado. El pescador se metió al río alrededor del mediodía, luego notó el auto en el agua con las ruedas hacia arriba. El pescador rápidamente llamó al servicio de emergencias.

El agua estaba tan fría que, cuando terminó el rescate, siete de los hombres involucrados tuvieron que ser atendidos por hipotermia.

Empujaron el auto hacia un lado y vieron a Groesbeck en el asiento del conductor. Para ellos fue evidente que ella estaba muerta.

Lily aún se encontraba atada a su asiento, donde quizá permaneció durante 14 horas, en caso que el accidente hubiera ocurrido alrededor de las 10:30 de la noche del viernes, según cree la policía.

Según KUTV, Trafny describió a Groesbeck como el amor de su vida: "La voy a extrañar muchísimo. Aún tengo que enfrentar eso".

Sin embargo, él también se considera afortunado por tener aún a su hija... sana y con vida.

"Simplemente me siento bendecido. Estoy contando cada una de mis bendiciones en este momento", dijo Trafny.

Elizabeth Cohen, Dana Ford y John Newsome de CNN contribuyeron con esta historia.


Secciones: Estados Unidos • Video