12 marzo 2015
06:57 PM ET

Revolución musical: un colombiano incorpora el arpa al mundo del jazz

Por Yilber Vega, CNN Español

(CNN Español) - Edmar Castañeda envuelve al arpa con su cuerpo y se mueve al ritmo de la melodía creada por sus imparables manos: una fusión de jazz con la música típica de las llanuras de Venezuela y su natal Colombia.

Ensaya en la tarima del Carnegie Hall de Nueva York, minutos antes de su presentación denominada Trio.

Castañeda, quien nació en Bogotá en 1978 y creció en un hogar humilde, descubrió el arpa a los trece años. Un amigo le dio unas clases sencillas y, desde ahí, creó una conversación con el instrumento que lo ha llevado a viajar por el mundo y a presentarse en los más prestigiosos escenarios internacionales.

“El arpa para mí es como un canal o como una manera de hablar con Dios, de dar amor a la gente por medio de este instrumento; es un amanera de hablar”, le dijo el músico a CNN.

Su conexión con el instrumento inspiró su idea de incorporarlo al jazz, música que descubrió y estudió cuando llegó a Nueva York en el 2009. Su admiración por el jazz lo hizo pensar que el arpa debía tener un lugar más protagónico en los ritmos internacionales.

Como no existía el estudio del arpa en las academias de música de la ciudad, Castañeda se graduó de trompetista para aprender el lenguaje del jazz. “La única manera de poder estar en el medio, de estar en el jazz, fue por la trompeta, entonces la seguí estudiando, me gradué como trompetista y lo que aprendí en la trompeta lo pasé al arpa.”

A sus 36 años, Castañeda se ha convertido —según los críticos— en un pionero de la música por haberse atrevido a incorporar un instrumento folclórico de la música llanera a un género tradicionalmente dominado por el piano, el saxofón, la guitarra o la trompeta.

En su presentación Trio, Castañeda hace sonar al arpa como si fueran simultáneamente varios instrumentos de cuerda. “Creé como una manera de tocar los bajos. Como un bajista con la mano izquierda y con la mano derecha hago las melodías y las armonías, todo a la vez, entonces suenan como dos instrumentos a la vez,” dijo.

Castañeda ha grabado tres discos y ha compartido escenario con artistas como Paquito D ‘Rivera, Paco de Lucía y Gonzalo Rubalcaba, entre otros. Con el apoyo de un fabricante francés diseñó una nueva arpa llanera. Su sueño es sacar ese instrumento de las sombras y seguir revolucionando la música, aunque reconoce que a veces le dicen que está en el lugar equivocado.

“Sí, me ha pasado algunas veces que voy Colombia a tocar, pero chévere, yo creo que eso le pasó a Astor Piazzola, a muchos grandes... Entonces esa es una buena señal de que por ahí es, ¿no?, dice entre risas el arpista colombiano.

Algunas de sus canciones incorporan a la vocalista colombiana Andrea Tierra, a quien conoció tocando el arpa hace más de cinco años. Solo 20 días después, Andrea Tierra se convirtió en su esposa, su cómplice musical y su principal admiradora.

“Siempre puede reinventarse otra vez y creo que eso es algo muy difícil de encontrar en un músico. Yo lo admiro mucho como músico, aunque lo admiro más como ser humano,” dijo Tierra.

En la noche del 6 de marzo, antes de su debut en el Carnegie Hall de Nueva York, Tierra se sienta en una de las sillas del auditorio, mirando a su esposo confundirse con al arpa mientras ensaya. Castañeda le sonríe de vuelta mientras ella da el visto bueno indicando que el sonido está bien.

La cantante sube al escenario. Juntos ajustan el volumen y verifican que cada instrumento esté afinado. Las cuerdas del arpa vibran al son del saxofón y la batería, mientras que en la  imponente voz de Tierra se escucha: “yo canto porque cantando se escriben las canciones en el viento, voy a cantar mi canción, sí, la canción que traje desde mi tierra”.

Rachelle Krygier contribuyó en este informe


Secciones: Noticias