Un vistazo a la decadencia y caída de bin Laden
11 marzo 2015
01:25 PM ET

Un vistazo a la decadencia y caída de bin Laden

Por Peter Bergen

(CNN) — Los documentos de al Qaeda que fueron dados a conocer recientemente, entre ellos cartas dirigidas a y escritas por Osama bin Laden en el transcurso de más o menos un año antes de su muerte en mayo de 2011, evidencian a una organización que entendía que tenía serios problemas a causa del programa de drones de la CIA, el cual le estaba dando muerte a muchos de los líderes del grupo en las regiones tribales de Paquistán en la frontera con Afganistán.

Como resultado de esa presión, los dirigentes de al Qaeda estaban considerando seriamente reubicar a elementos de la organización en otros países, como Afganistán o Irán. También empezaron a participar en discusiones de cese al fuego por medio de intermediarios con elementos del servicio de inteligencia paquistaní, aunque los documentos sugieren que no hubo resultado de esas discusiones y no hay evidencia en los documentos que indique que el gobierno paquistaní tuviera alguna idea acerca de la ubicación o presencia de bin Laden en Paquistán.

Los esfuerzos de la CIA para espiar al grupo y matar a sus líderes fueron tan eficaces que en junio de 2010, un dirigente de al Qaeda le dijo lo siguiente a bin Laden: "Deberías tener pocos intercambios de correspondencia con nosotros durante este tiempo. Haz que el periodo de tiempo entre un contacto y otro sea más prolongado. Toma medidas extremas de cuidado y precaución, especialmente este año".

Este fue un sabio consejo. Unas pocas semanas después de que esta carta fuera escrita, la CIA le siguió la pista al correo de confianza de bin Laden hasta su antigua guarida en Abbottabad, Paquistán, y el 1 de mayo de 2011, una operación de los Navy SEAL de EE.UU. ordenada por el presidente Barack Obama, le dio muerte al líder de al Qaeda.

Los nuevos documentos de al Qaeda son parte de un tesoro de varios miles que los SEAL recuperaron en el complejo de Bin Laden. Muchos de ellos fueron hechos públicos durante el juicio del agente de al Qaeda, Abid Naseer, llevado a cabo en Brooklyn el mes pasado.

Diecisiete de estos documentos también habían sido dados a conocer más o menos en el primer aniversario de la muerte de bin Laden. Ya era hora de que el gobierno hiciera públicos otros de estos miles de documentos confiscados —con cualquiera de las redacciones necesarias con fines de seguridad nacional— porque ellos nos ayudan a comprender de mejor manera qué fue lo que precipitó el declive y la caída del grupo terrorista que una vez dominó la atención mundial, tal como sucede ahora con ISIS.

Los documentos evidencian cómo la operación del 11 de septiembre de al Qaeda desató tanta fuerza contra la organización, por ejemplo con el programa de drones de la CIA, que tuvo que esconderse en las sombras y no pudo realizar una operación exitosa en Occidente durante muchos años antes de la muerte de bin Laden.

Los documentos demuestran que casi una década después del 11 de septiembre, al Qaeda luchaba por llevar a cabo cualquier tipo de operación en contra de blancos occidentales. En un informe sobre "operaciones en el exterior", un dirigente de al Qaeda explicaba que un complot para atacar la embajada de Estados Unidos en Rusia había fracasado y que, a pesar de haber enviado a miembros de al Qaeda al Reino Unido para atacar "varios blancos", estas operaciones también habían sido infructuosas.

Al Qaeda también había enviado a "tres hermanos" a una misión terrorista a Dinamarca, un país que bin Laden odiaba porque un diario danés publicaba caricaturas del profeta Mahoma, pero habían "perdido contacto con ellos".

Debido a todos los problemas que el grupo experimentaba, un estratega de al Qaeda sugirió reenfocar los esfuerzos hacia llevar a cabo ataques terroristas utilizando "las cosas más sencillas como cuchillos de mesa, tanques de gasolina, combustible, diesel y otros medios como aviones, trenes y autos como herramientas para matar".

Un tema importante de los documentos es cuánto castigo recibía al Qaeda a causa del programa de drones de la CIA. Los dirigentes de al Qaeda consideraron trasladarse a Nuristán, una región montañosa y remota al este de Afganistán, o a otros lugares de Paquistán, como Sind o Baluchistán e incluso a Irán, un país que había sido un santuario clave para varios dirigentes de al Qaeda después de la caída del Talibán a finales de 2001. Al Qaeda reflexionó sobre abrir una oficina en Irán, pero "rechazamos esta idea debido a los costos financieros y a otras consideraciones".

En una carta escrita a bin Laden, un dirigente de al Qaeda le da una descripción gráfica de la muerte de Mustafá Yazid en un ataque con drones, quien era considerado como el número 3 del grupo, la noche del 22 de mayo de 2010.

El dirigente de al Qaeda escribió que Yazid se alojaba en la casa de un partidario "muy conocido" de la organización cuando un avión no tripulado comenzó a hacer las "vueltas distintivas que todos conocemos y todos los hermanos han experimentado. Todos saben que si un avión comienza a dar esas vueltas, va a haber un ataque".

Yazid, su esposa, sus tres hijas y nieta fueron asesinados en el ataque con un drone, según el dirigente.

El dirigente lamentó que los drones "aún recorren nuestros cielos todos los días" y el único alivio para ellos se presentaba cuando las condiciones climáticas empeoraban y el cielo estaba nublado. El dirigente escribió "pero luego regresan cuando el cielo está despejado".

Al Qaeda había tratado de interferir con la tecnología y obtener acceso a los drones "pero no hemos visto resultados hasta ahora", según el dirigente de al Qaeda.

Para hacer hincapié en la debilidad de al Qaeda, durante el verano de 2010, el grupo estaba considerando algún tipo de cese al fuego con el gobierno de Paquistán y había iniciado negociaciones con él por medio de intermediarios para explicar que la batalla de al Qaeda era "principalmente contra los estadounidenses. Ustedes se convierten en parte de la batalla cuando se pusieron del lado de los estadounidenses. Si nos dejaran en paz a nosotros y a nuestros asuntos, los dejaríamos a ustedes en paz".

Los documentos demuestran que dicho cese al fuego era puramente táctico, y no era el inicio de algún tipo de acercamiento entre al Qaeda y los paquistaníes. En un momento dado, un dirigente de al Qaeda se refirió al "llamado de bin Laden al yihad en contra del gobierno apóstata de Paquistán". La apostasía es un delito grave en el Islam, y es penado por la muerte ante los ojos de los miembros de al Qaeda.

Según los documentos, los funcionarios de inteligencia paquistaní "contactaron a" al Qaeda a través de antiguos simpatizantes yihadistas que anteriormente habían ocupado cargos en la agencia paquistaní de inteligencia, ISI, y también mediante líderes de grupos militantes, como la facción talibán de Haqqani, la cual tiene contactos con ISI.

Los documentos sugieren que no hubo ningún resultado de estas discusiones, y no existe evidencia en ellos de que los paquistaníes tuvieran alguna idea de que bin Laden estuviera en Paquistán o que siquiera estuviera vivo.

Además, mientras informaba sobre el libro "Manhunt", acerca de la prolongada búsqueda de bin Laden por parte de la CIA, hablé con varios altos funcionarios estadounidenses que dijeron que la comunidad de inteligencia de EE.UU. estaba monitoreando de manera encubierta las comunicaciones del jefe del ejército paquistaní, Ashfaq Parvez Kayani y del director de ISI, Ahmed Shuja Pasha, la noche en la que ocurrió la redada de bin Laden, y ambos estaban sorprendidos por el hecho de que se encontrara en Abbottabad.

Los documentos sí evidenciaron un área de verdadero éxito para al Qaeda, la de los secuestros a cambio de rescate, una táctica que ISIS ha estado utilizando de manera tan efectiva.

En 2008, al Qaeda había capturado al exembajador de Afganistán en Paquistán, Abdul Khaliq Farahi. Después de dos años de negociaciones, fue liberado por 5 millones de dólares. Un dirigente de al Qaeda le dijo a bin Laden que una parte de ese dinero sería un "regalo" para él "de parte de todos los hermanos". Bin Laden advirtió a los líderes de al Qaeda respecto a que fueran cuidadosos con el dinero del rescate, ya que quizá iba a tener que durarle varios años al grupo terrorista.

Los documentos demuestran que los líderes de al Qaeda tenían contacto regular con Tayeb Agha, un asesor cercano al líder del Talibán, Mullah Mohammed Omar. Agha se ha reunido con funcionarios de Estados Unidos en muchas ocasiones para discutir las negociaciones de paz.

A diferencia de la imagen del hombre aislado en una cueva que prevalecía antes de que fuera asesinado, los documentos representan a bin Laden como un gerente práctico de al Qaeda.

En una carta de 10 páginas que bin Laden escribió en agosto de 2010, le ofreció una gran cantidad de consejos al grupo Al-Shabaab, alineado con al Qaeda en Somalia; él ordenó que el grupo no atacara a los musulmanes sufíes en Somalia y también sugirió un plan para asesinar al presidente del vecino país de Uganda, quien había enviado tropas para combatir a Al-Shabaab.

Bin Laden dio comentarios detallados sobre cómo Al-Shabaab podría mejorar su producción agrícola al utilizar pequeñas presas de irrigación en la región, y sugirió que sembraran árboles de olivo importados desde Indonesia. También aconsejó a Al-Shabaab que no talara demasiados árboles, ya que esto es "peligroso para el ambiente de la región". Bin Laden vivió en el cercano país de Sudán a mediados de los noventa, donde estableció varios negocios y empresas agrícolas.

Bin Laden, quien era en cierta forma un micro gerente, le dijo a su principal teniente que "nos enviara las hojas de vida de los hermanos que podrían ser nominados, ahora o en el futuro, para ocupar importantes posiciones gerenciales". También advirtió en contra de enviar correos electrónicos, incluso correos encriptados, e hizo énfasis en que las cartas entregadas a mano eran el único método seguro de comunicación.

Bin Laden también ordenó que algunos de las decenas de miles de documentos filtrados por el soldado del ejército de Estados Unidos Bradley Manning a WikiLeaks en 2010 se tradujeran para que así al Qaeda pudiera comprender de mejor manera "las políticas del enemigo en la región". Y él sugirió que sus tenientes contactaran a Ahmed Zaidan, un reportero de Al Jazeera que residía en Paquistán, quien había entrevistado a bin Laden en el pasado, para que él tuviera suficiente tiempo a fin de preparar un informe para conmemorar los 10 años desde los ataques del 11 de septiembre. Bin Laden dijo que él no quería que Zaidan entrevistara a ningún miembro de su familia, pero le dijo a su equipo que se pusiera en contacto con el reportero "inmediatamente" para tener una idea de las preguntas que quería que bin Laden respondiera.

Bin Laden fue asesinado cuatro meses antes del décimo aniversario del 11 de septiembre. Como lo evidencian los nuevos documentos de al Qaeda, él murió sabiendo que su sueño de llevar a cabo otro acto terrorista espectacular en Occidente era solo eso: un sueño. Y la organización que había fundado estaba en serios problemas debido al programa de drones de la CIA.


Secciones: Estados Unidos • Mundo