11 marzo 2015
07:38 PM ET

Polarización en Colombia en torno a la suspensión de bombardeos contra las FARC

(CNN Español) - El anuncio del presidente Juan Manuel Santos de suspender los ataques temporalmente a los campamentos de las FARC, como un paso más dentro de las negociaciones, dejó a muchos con sentimientos encontrados en Colombia.

Hay sectores que sostienen que esa decisión  hace que el proceso de paz sea irreversible, mientras otros sostienen que el gobierno le está danto todo a la guerrilla a cambio de nada.

Santos tomó la decisión de suspender los bombardeos por un mes ante los avances del proceso de paz con el grupo guerrillero que ya completa más de dos años en La Habana.

Para Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno, “es una medida de construcción de confianza y me parece que en ese sentido hay que mirarla en términos de un propósito final que es la terminación del conflicto armado”.

De la Calle insistió que no se trata de un cese bilateral y que las Fuerzas Armadas seguirán actuando. “No habrá repliegue de la Fuerza Pública, no van a dejar de actuar, no hay parálisis y tampoco es un cese bilateral disfrazado”, dijo.

Por su parte, sectores de la oposición creen que el gobierno tenía que haber logrado primero el acuerdo final de paz antes de llevar a cabo lo que consideran un cese bilateral.

Según María del Rosario Guerra, senadora del Centro Democrático es “muy delicado que sin estar este grupo terrorista de las FARC ubicado en un solo sitio, y sin verificación internacional, el gobierno colombiano decida que su fuerza aérea no intervenga”.

“Sabemos que las FARC están en muchos sitios del territorio nacional y que esto es equivalente a un cese bilateral en todo el territorio”, concluyó.

Antonio Navarro, senador del Partido Verde y exguerrillero del M-19, justifica la decisión en los avances en los diálogos, como el cese al fuego unilateral que mantienen las FARC desde diciembre o el inicio del desminado.

“Así fue también con el M-19, nosotros hicimos un cese al fuego unilateral y gradualmente se convirtió en un desescalamiento total. Falta que las FARC se pongan las pilas y dejen de extorsionar y dejen de estar agrediendo a la población civil”, dijo Navarro.

El general retirado Manuel José Bonett, excomandante del Ejército, considera que esta medida “busca distensionar la situación y lograr mas rápido la firma del acuerdo de paz”.

Santos ordenó además a las Fuerzas Militares incrementar las acciones contra la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, ELN, que actualmente mantiene contactos de paz con el Gobierno, pero al mismo tiempo continúa con acciones terroristas.

Los resultados de los bombardeos hasta ahora

En 2008 un bombardeo contra un campamento de las FARC en territorio ecuatoriano desató un impasse diplomático con el vecino país. Fue la acción con la que la Fuerza Aérea Colombiana y el Ejército dieron muerte a Raúl Reyes, uno de los jefes de ese grupo guerrillero.

Santos, entonces ministro de Defensa, continuó con la estrategia y la reforzó como presidente desde 2010, dando de baja a cinco cabecillas de las FARC.

Fernando Ramos reportó desde Bogotá

Temas: ,
Secciones: Colombia