20. Abusar del espacio en los compartimientos superiores
22 noviembre 2013
03:52 PM ET

Las 20 cosas más irritantes que la gente hace en los aviones

(CNN) - La locura de los viajes de la época de las fiestas está por llegar.

¿Quieres hacerle un regalo especial a un desconocido?

Difunde el espíritu navideño al no hacer alguna de las cosas de esta lista cuando vueles.

Por medio de una encuesta que se realizó a las personas en la larga fila del baño equivalente por lo menos a escritores de viajes u otros viajeros muy frecuentes, hemos conducido una encuesta extraoficial acerca de las cosas más groseras e irritantes que tú... perdón, otras personas hacen en los aviones.

Comenzando con la molestia menos citada y finalizando con el portento de los irritantes, a continuación presentamos los 20 mayores tipos de atrocidades que infligimos unos a otros en las alturas.

La lista podría ser claramente interminable: libera tus pesadillas en los comentarios.

20. Maltratar las posesiones de alguien más en el compartimiento superior  

Llegaste a tiempo a la puerta, abordaste de manera ordenada y utilizaste el espacio que se te asignó en el compartimiento superior para colocar tu abrigo bien doblado y tu nuevo sombrero.

Luego llega Torpe Atrasado con una maleta, un carrito para bebé y una bolsa de compras y destroza tu pulcras prendas hasta que no se puedan reconocer mientras empuja la mitad de sus posesiones de la vida en un compartimiento destinado a un artículo personal.

Después, se sienta a 12 filas de allí.

19. Le toma años elegir una película  

Las películas en los aviones: los opiáceos de las masas voladoras.

Excepto cuando tu vecino tarda 30 minutos en decidirse entre "Grown Ups 2" o algo menos intelectual.

Una interesante variación observada por el escritor viajero Tom Jordan: cuando alguien dentro de tu campo de visión ve la misma película que tú pero unas pocas escenas por delante, estropeándotela fotograma a fotograma.

18. Agitar la pierna de manera compulsiva  

No se encuentran a menudo, pero te ponen a prueba a 30.000 pies de altitud.

Este punto lo planteó un autor de viajes que agita la pierna, quien cuenta que una vez una mujer sentada a su lado se inclinó y colocó firmemente una mano en su rodilla, una señal inequívoca para detener a la pierna hiperactiva.

"Sólo me puedo imaginar el prolongado drama sicológico que la llevó al final a realizar una petición tan agresiva", escribe el tembloroso autor.

17. Abordar antes de que llamen al grupo con ese número  

La mayoría de las aerolíneas tienen un sistema para conseguir que cientos de pasajeros aborden un avión en el menor tiempo posible.

Es por eso que nos arrastramos dentro de un avión como parte del grupo A o B o 1 o 4.

Concedido, codearse con los asquerosos en el grupo de abordaje Y es como encontrarse en la fila de atrás en un concierto en el estadio de Wembley.

Y todos estamos familiarizados con la ansiedad que viene al ver a las multitudes abordar y ocupar todo ese espacio en los compartimientos superiores.

Y si las aerolíneas no hubieran comenzado a cobrar por el equipaje facturado, abordar temprano no sería tan crítico para nuestro bienestar emocional.

Pero por el simple hecho que tuviste mala suerte aquí no significa que tienes el derecho a fingir ser disléxico.

16. Bebés llorando  

¿Vale la pena perpetuar la raza humana?

A menudo piensas que no cuando estás expuesto en un vuelo a los incesantes chillidos infantiles. Las zonas libres de niños encabezan la lista de deseos de muchos aviones.

¿En serio culpamos a los bebés por hacer lo que los bebés hacen por naturaleza?

Por supuesto, siempre y cuando sean tus niños, no los nuestros.

15. Ponerte quisquilloso cuando un vecino se levanta del asiento  

"Yo aprendería a controlar mi vejiga si me encontrara en el asiento de la ventanilla", piensan virtuosamente estos petulantes que se sientan en el pasillo.

Por otro lado, las constantes visitas a los aseos son molestas.

¿Descansos para utilizar los aseos en el avión?   Nadie gana.

14. Gritar en el teléfono móvil  

"Hola, acabamos de aterrizar. ... ¿Me escuchas?   ... acabamos de aterrizar ... estamos en la pista ... ¿Me escuchas ahora?   ... Acabamos de aterrizar".

13. Zamparse comida que apesta  

Lo entendemos, las líneas aéreas han bajado los costos en el servicio de alimentación, forzándonos a traer nuestra merienda y comidas a bordo.

¿Pero, de verás tenías que limpiar el fondo de tu nevera y traer lo que sacaste de allí al avión?

12. Hablar en voz alta

Si las citas en internet no funcionan realmente, ¿lo hará la cháchara al azar en el avión? Intentamos leer.

11. Tomar posesión del reposabrazos  

El arma aquí es el codo, ¿y la lección?

Que en ningún otro lugar experimentamos una regresión al egoísmo, a una invasión territorial parecida a la guerra, con tanta rapidez como en un avión.

10. Ocupar el asiento vacío en el centro  

¡Alabado sea el Señor, el asiento del centro está vacío!

Hasta que el grosero egoísta a tu lado reclama la tierra de nadie del asiento central con un libro, un abrigo o con la almohada hinchable para el cuello.

El espacio es un extra en estos autobuses con alas, como el director de Ryanair Michael O'Leary describió a la aeronave: compártelo cuando puedas.

9. Toser, estornudar, compartir gérmenes  

"Fronteras" es de lo que tratan estos últimos puntos.

Y de ninguna forma se violentan tanto las fronteras como cuando alguien comparte sus glóbulos escupidos o pasa 20 minutos sacando los agentes portadores de una nueva enfermedad virulenta que cogió en vacaciones.

8. Jugar juegos sin bajar el volumen  

Es divertido ver cómo algunas de las cosas más irritantes del planeta se llaman "juegos".

No, tienes razón.

Realmente no es divertido.

Excepto si ser el espectador del "bip, bop, borp" te mantiene entretenido durante dos horas.

7. Rodar maletas gigantes por el pasillo  

"Hay por lo menos un culpable en cada vuelo con una maleta que es demasiado grande para llevar en cabina que intentar probarle a todos que no lo es", dice un artículo de News.com.au.

"Las bolsas del tamaño de las del supermercado con compras en las tiendas libres de impuestos" es otra de las cosas que irritan, según el periodista de viajes Tom Jordan.

6. Las personas que están detrás de ti intentando desembarcar primero  

¿Qué pasará en un vuelo que induce a un comportamiento tan primitivo?

Aquí es donde regresamos a los tiempos antes de inventarse las colas de espera.

5. Desatender la higiene personal  

"Una vez me estuve sentada en un vuelo de siete horas desde Nueva York a Londres al lado del hombre más apestoso del universo", escribe la escritora de viajes Sandra Lawrence.

"Parece que nunca se le ocurrió el concepto de agua y jabón. El avión iba lleno. No había escapatoria".

La tripulación a bordo lleva desodorante por esta razón. Pero no deberían de hacerlo.

Realizar tus rutinas de higiene personal mientras vas en el avión, por ejemplo cortarte las uñas, es igual de incorrecto.

4. Pies descalzos  

El "nudismo en los pies" fue una queja constante en nuestra encuesta extraoficial.

"Los viajes en avión son el momento perfecto para airear a estos cachorros", gruñe con sarcasmo el Huffington Post.

Una atroz nota adicional: las personas que van a los sanitarios en los aviones descalzas.

Nota adicional relacionada con los pies: varias personas que respondieron a la encuesta nominaron con mención de honor al viajero maleducado a aquellas personas que se sientan en el pasillo y tercamente sacan los pies, piernas y otras partes del cuerpo en el pasillo.

3. Monopolizar los baños  

Te preguntas qué hacen allí dentro mientras cruzas las piernas frente a la puerta.

Ciertamente no están haciendo nada por ser considerados con otras personas.

2. Reclinar el asiento  

Es curioso cómo un comportamiento sancionado, como lo es presionar el botón de reclinar el asiento e inmovilizando a la persona de atrás con su mesa, debería despertar la ira de muchas personas.

"Es un comportamiento muy egoísta", dice la cansada viajera del mundo Mary Novakovich. ¡Rediseñen estas cosas, ingenieros de aviones!

1. Patear/golpear/empujar el respaldo del asiento  

Este es el irritante más tóxico que se encuentra a una milla del resto.

Como están diseñados para ahorrar combustible, los asientos en los aviones son tremendamente ligeros, lo que significa que transmiten hasta el más suave toque.

O ampliarlo: para el pobre tipo frente a ti, tus constantes movimientos con tu mesa y bolsillo en el asiento, lo hacen sentir como si un campeón mundial de kung fu se estuviera entrenando allí. ¿Ya llegamos?

Nuestros usuarios en Facebook y Twitter compartieron algunas de las cosas que más les molestan. Al parecer, las flatulencias son un problema recurrente: 

Temas:
Secciones: Viajes y Turismo • Vida